DATOS SOBRE EL PASEO VALDEMORILLO

En este artículo vamos a dar una serie de datos objetivos sobre, sin duda, el proyecto más polémico que nuestra coordinadora llevó a a cabo durante su etapa como Concejal de Medio Ambiente. Lo que aquí vamos a exponer son datos objetivos que pueden comprobarse, aunque haremos, por supuesto una interpretación de los mismos que puede o no compartirse por el lector.

Comencemos por el origen del proyecto.

El proyecto surge como consecuencia de una de las propuestas ganadoras (la más votada) de los Presupuestos Participativos de 2016. En un principio ( y esto se puede comprobar en los informes y notas de prensa tanto del blog del presupuesto, como en las redes del Ayuntamiento) el proyecto se asumiría por las Concejalías de Urbanismo y Medio Ambiente. Ante la imposibilidad física de crear un carril bici conforme a normativa se optó por hacer una ruta peatonal que en una parte de su recorrido pudiese combinarse con la circulación en bicicleta, siempre teniendo, en este tramo combinado, la preferencia el peatón. Tenemos que decir que el informe tuvo la aprobación de las Concejalías implicadas (ambas) y por ende de Alcaldía, además del Grupo Motor de los Presupuestos.

La ejecución del Proyecto.

Hasta aquí todo iba perfecto. Los problemas aparecieron con las rayas blancas que delimitaban la ruta peatonal. Apenas empezado y antes de eliminar los obstáculos que hicieran del carril una ruta acondicionada a la normativa sobre movilidad urbana (cosa que escasea en Valdemorillo), se grabó un vídeo en el que intentaba circular una bicicleta que obviamente acababa topándose con los obstáculos aún sin remover. Esto fue utilizado por el sector crítico al equipo de gobierno, creando una gran polémica ante la que la Concejalía de Urbanismo y Alcaldía reaccionaron lavándose las manos y dejando toda la responsabilidad a la entonces concejala de Medio Ambiente, Charo Cámara.

A día de hoy el llamado “Paseo Valdemorillo” se compone de una ruta de 5 km aproximadamente, 2,5 de los cuales están libres de obstáculos que impidan la movilidad (con la salvedad de una torreta de electricidad a la altura del cuartel de la Guardia Civil que está ya en trámites su retirada). La ruta ha sido señalada con los puntos de interés cultural, histórico o natural por donde transcurre.

Por nuestra parte y para probar si de verdad todos los obstáculos han sido ya removidos hemos grabado nuestro vídeo colocando una pequeña cámara en un carrito de bebés y nos hemos recorrido la parte peatonal.

Con este artículo no queremos decir que este sea un proyecto perfecto, somos conscientes de que es un proyecto muy mejorable, pero estamos satisfechos con la eliminación de barreras arquitectónicas y el acondicionamiento de rutas que ha supuesto y pensamos que puede ser el germen de un proyecto más amplio que sirva para mejorar nuestro entorno tanto urbano como natural.

(95)

Comparte en tus redes sociales

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *