¡POBRE IZQUIERDA, POBRE ESPAÑA!

Durante décadas el bipartidismo de la España actual ha marcado las leyes electorales y aunque siempre hubo voces disonantes que reclamaban por ejemplo el mismo valor para todos los votos, el interés al servicio de los partidos políticos que se han turnado en el poder, no movió ni una coma de estas leyes que pudiera comprometer su alternante primacía.
Que en España el Partido Popular ha sido el partido más votado en las elecciones de 2.015/2.016 es evidente, (triste pero evidente) como también lo es que otras opciones, sobre todo de izquierdas, han dado una superioridad numérica a una inmensa mayoría que no quiere que el partido que ha liderado la más sucia y organizada de las corrupciones vuelva a tomar el poder. Entendiendo que los pactos de gobierno, mociones de censura y alianzas son razonablemente democráticos, cabe preguntarse porqué se enarbolan las leyes electorales cuando favorecen y sin embargo se buscan atajos cuando no es así. Es decir si un extremo de ese “binomio” PP / PSOE no hizo nada por cambiar en su momento “eso de la otra mayoría” ahora que al PSOE no le favorece, es cuando decide no aceptar esa ley electoral que da la mayoría a la derecha y se revela alegando ser un deber de la izquierda.
Y por supuesto que queremos revelarnos contra esas leyes y sobre todo contra otros cuatro años más del PP en el gobierno, y el dilema se presenta como “susto o muerte “ . ¿Abstención o terceras elecciones?
Veremos si el daño hecho a la izquierda en España será irremediable. La oportunidad en el tiempo y la forma en que se han conducido los dirigentes del PSOE es extemporánea y estentórea.
Es fuera de tiempo, ya que a la vista de unas más que posibles terceras elecciones y ante la debacle socialista, el saco de votos de algunos de sus votantes y simpatizantes, de indecisos que pululan por el centro e incluso de desencantados de la derecha, engrosarán los escaños del PP haciendo aún más débil a la oposición.
El suicidio electoral del PSOE, además de lamentable es terriblemente dañino para la izquierda y por ende más que beneficioso para sus oponentes ideológicos.
Pensemos por un momento en el origen del nacimiento de esos nuevos partidos. Por la derecha Ciudadanos y por la izquierda Podemos. Dejando a un lado a C’s que nació para decirles a sus mayores que así no se hacen hoy algunas cosas, cabría vaticinar con el tiempo un mismo destino que el finado UPyD.

El cuadro de Goya pelea a palos escenifica la lucha entre los partidos de izquierda
Podemos aparece (era necesario) y socava los cimientos de lo que llaman viejos partidos. El desacuerdo interno en el PSOE viene de largo, pero seguramente la arrolladora entrada de éstos en la política española, tenga algo que ver con los últimos acontecimientos en la sede de Ferraz. No han podido no obstante contra el enorme poder de los intereses económicos que sustentan a los populares, y visto lo visto en cuanto a los valores que hoy día rigen en este mundo cruel, seguramente solo conseguirán arañarles levemente (permítaseme la fábula).
De forma que la pobre y sacrificada izquierda, esa que casi todos reconocen como honrada y garante de los derechos sociales, amén de progresista, y defensora de las clases menos favorecidas, por mor de esa otra antaño izquierda, hoy centro-izquierda, se colocará claramente desfavorecida ante una elecciones en las que la decepción y la vergüenza de parte de algunos votantes darán más fuerza al Partido Popular.

Y por cierto, entre tanto ruido e interés por estos últimos acontecimientos, el PP se libra de la atención mediática de los juicios que se están desarrollando como el de “Las tarjetas black” y el próximo de “la Gürtell” y así algunos españoles volverán a obviar y a perdonar la corrupción del Partido Popular.

Nines Barbero.

(Asamblea de IU de Valdemorillo)

(74)

Comparte en tus redes sociales

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *